Archivo para Margarita del val

LUYS COLETO: La “vacuna” auto-replicante de Pfizer será la que provoque el progresivo genocidio de la humanidad.

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , , on mayo 6, 2021 by César Bakken Tristán

Pervertidos globalistas lanzando letal e irreversible arma biológica: matarratas transgénico autorreplicante, “solución final”, ambicionando acabar con una parte de la humanidad de una vez por todas. El matarratas transgénico será el arma biológica utilizada. Y ya se lo adelanto: poco importa que estés o no vacunado. He ahí el meollo: jamás fue pulquérrimo respeto de los distintos gobiernos por las leyes y los tratados que nos protegen de negarnos a ser chutados con un veneno. Su acción enfermante, esterilizante y dañina puede propagarse de los inoculados a los no inyectados, ¿curiosamente?, por los mismos mecanismos de contagio que se atribuyen al indemostrado SARS-Cov-2: transmisión por el aire de persona a persona.  Impresionante asunto, el gran poro abierto. Y otro gran desenmascaramiento en este teatro plandémico: ¡personas que se han vacunado: son los súper esparcidores, son las bombas biológicas andantes.

Los “vacunados”: armas biológicas de destrucción masiva

Nos hallamos ante una máquina de exterminio masivo. Y Pfizer, la joya de la corona de la criminal FARMAFIA, lo admite en un estudio de 146 páginas. En concreto, la proteína de espiga es el arma bioactiva propagadora. Los vacunados transformados en fábricas de armas biológicas, pues, produciendo partículas de proteína en forma de espiga que se esparcen por la boca y la piel (y el semen, por cierto), infectando a todos los que les rodean.

Lapsus linguae de Margarita del Val del CSIC

Recordemos que la denominada proteína de espiga es biológicamente activa y provoca coágulos sanguíneos, lo que origina accidentes cerebrovasculares, infartos de miocardio, embolia pulmonar y efectos de infertilidad. Tan vistos en los últimos meses. Los propios documentos de Pfizer revelan que este fenómeno es bien conocido por los desarrolladores de vacunas.

Se confirma lo consabido y tantas veces repetido: las “vacunas” actuales han sido diseñadas deliberadamente para funcionar como vacunas autorreplicantes, con el fin de propagar armas biológicas de proteínas avanzadas a aquellos que se niegan a ser vacunados. Como escribió el Bulletin of the Atomic Scientists el pasado año, “los científicos están trabajando en vacunas que se propagan como una enfermedad. ¿Qué podría salir mal?”.

Sin quererlo, todos estaremos “vacunados”

Ni siquiera necesitan que la otra mitad de la población dé su consentimiento, porque esas personas serán “vacunadas” con la transmisión de la propia proteína de espiga citada. Esto significa que casi todos estarán infectados dicha proteína lo que hará que casi todos sean susceptibles a la posibilidad de una reacción hiperinflamatoria cuando se expongan a las “cepas” del espectral coronavirus de tipo salvaje que tal vez sean liberadas a finales del presente año 2021 (recuerden que nos encontramos ante un sistema de armas binario, ¿ se entiende la hondura y el espanto del asunto?).

Esto explica todos los efectos rarísimo de la coagulación de la sangre que actualmente están experimentando las personas no vacunadas que están cerca de las personas vacunadas. Debido a la naturaleza transmisible de la proteína de espiga y la “anulación” de la síntesis de proteínas del cuerpo con las vacunas de ARN mensajero, los globalistas sólo necesitarían que se vacune alrededor del 50% de cualquier población (de hecho, un estudio matemático realizado recientemente por el University College de Londres avanzó que con cerca de un 50 por 100 de la población vacunada la inmunidad de grupo estaba al alcance de la mano). Y, como sabrán, ya se va alcanzando este satánico objetivo en la mayoría de los países del orbe terrestre.

De reducción poblacional a democidio

Los genocidas globalistas han pisado el acelerador: de reducción población a explicito exterminio a escala planetaria. Genocidio, pues. Democidio, mejor. Acabar masivamente con parte de la especie humana, el gran “enemigo” y la gran “amenaza” para esta caterva de iluminados exterminacionistas. Y poner fin a todas las naciones, matando en el ínterin, literalmente, a miles de millones de personas.

La vacuna covid deviene elaborado y diseñado y perfeccionado plan genocida contra la humanidad. De Pfizer, criminal matarratas transgénico, mejor. En fin.