Archivo para nino bravo

Música sin mariconadas: “Te quiero” Emilio el Moro.

Posted in Música SIN mariconadas with tags on diciembre 22, 2020 by César Bakken Tristán
¡El más grande!

Queridos niños, en vuestra luenga vida alguna vez oiréis: “se ha roto el molde”. Bien, pues en este asunto de la música sin mariconadas pasa lo mismo, se rompió el molde con Emilio el Moro. Pero como ya sabéis que “ninguna situación es tan mala como parece, puede empeorar” (enorme ley de Murphy), este tema que os enlazo es una versión del “Te quiero” de Nino Bravo (gran cantante pero paniaguado) y la breve historia que os cuento es de 2 capullos que le dieron otra vuelta de tuerca a todo esto.

Esto son 2 amigos que van a un karaoke de Leganés. Solteros y sin compromiso, por eso iban al puto karaoke, a ver si conseguían dejar de ser solteros y de no tener compromiso, o cuanto menos mojar el churro.  Hete ahí que en la “carta de las canciones” aparece el conocido tema de Nino Bravo que os digo. Y estos 2 descerebrados deciden subir al escenario para hacer las gilipolleces al uso. Pero como eran 2 gilipollas mucho más colosales que todos los clientes de ese patético local… pues la liaron… ¿cómo la liaron? –se preguntarán las habideras mentes – pues cantando el “Te quiero” de Nino Bravo, con la letra de Emilio el Moro.

Cuidado ahí que la cosa tiene más miga de la que parece. Al subir al escenario, en la pantalla del local salía la canción elegida por los imbéciles que iban a rebuznarla. Ponía: “Te quiero. Nino Bravo”. Ante tamaña declaración de intenciones pantalliles, estos 2 gilipollas dudaron medio segundo si cantar lo que iban a cantar, pues varias hembras hermosas, ¡qué hermosas estaban! nos dijeron: “¡Qué románticos!” y nos aplaudían antes de empezar a rebuznar… hasta el rabo todo es todo, no olvidéis eso nunca, queridos niños.

El caso es que ese “nos dijeron” denota que yo era uno de esos 2 gilipollas. El otro es uno de mis mejores amigos, y lo seguimos siendo, ojo, que te la cojo. En pocos segundos teníamos que decidir si ligar con esas zorritas que nos creían románticos… o ser nosotros mismos y destrozar por completo la canción ñoña del moñas de Nino Bravo e imponer el reino de Emilio el Moro. Volver al 711, más o menos. Y lo hicimos.

Imaginad a 2 tipos cantando la letra de Emilio el Moro sobre el tema del Bravo ese… la peña no se coscaba al principio… pero no tardaron mucho en darse cuenta de que estábamos mancillando todo lo más sagrado del mundo. Nos querían echar a gorrazos del local, pero como habíamos pagado por estar ahí, ahí nos quedamos y terminamos nuestra versión del “Te quiero” que es el “Te hiero” pronunciado con G. Y no pedimos otra ronda, porque no estaba el horno para chochos, que diga, bollos. Qué poco humor tiene la gente. Hay  veces que te lías  a hostias riendo, pero eso es otra historia.

Esa noche no follamos, os lo garantizo, queridos niños.