Archivo para Pepe Isbert

CINE. Rafael López recomienda: “Historias de la radio”

Posted in CINE crítica y reflexiones, RAFAEL LÓPEZ opina with tags , , on noviembre 15, 2020 by César Bakken Tristán

Esta semana recomiendo una estupenda película española del año 1955, “Historias de la radio”. La trama pivota a través de la frenética actividad de una emisora de radio en la que se van integrando tres intrahistorias independientes entre sí pero interrelacionadas a través del hilo conductor que suponen los distintos programas de la radio de aquella época. 

Las tres historias tienen autonomía propia dentro de la película y, desde mi punto de vista, configuran lo mejor del film. La primera trata sobre unos investigadores y su patente,  la segunda sobre un aspirante a ladrón cuyo delito es frustrado por la divina providencia y la tercera sobre un niño que necesita una cirugía en el extranjero y de la forma en que sus vecinos tratarán de ayudarle. Todas ellas tienen una potente carga emotiva, e incluyen algunos toques de humor, realmente notables, para “aliviar” la tensión emocional. 

Aparecen, también, dos medias historias que tratan sobre el locutor ambicioso y su compañera de trabajo que está enamorada de él, y la de dos hombres de cierta edad que viven en una pensión y hacen juntos ejercicio por la mañana con la radio (me resulta entrañable esa relación). 

El director de la película es José Luis Sáenz de Heredia. Respecto al elenco de actores, estamos hablando de casi todo lo mejor de la época que era mucho: José Orjas, Pepe Isbert, Tony Leblanc, Juan Calvo, José Luis Ozores, Francisco Rabal, Margarita Andrey, Juanjo Menendez, Angel de Andrés, Alberto Romea, Pedro Porcel, etc.

Las historias se van hilvanando con partes que nos muestran las rutinas de los programas de radio de entonces, con entrevistas y canciones. En mi opinión, esas actuaciones musicales y entrevistas son la parte más floja y me dejan un poco frío porque ralentizan el ritmo general de la cinta, por lo demás solvente. 

Como suelo hacer, les recomendaré una escena de la película (tiene muy buenas y los diálogos, también, son de primer nivel): es en la tercera historia, la del niño enfermo. 

Pepe Isbert

Resulta que acude el cabo de la Guardia Civil a la casa del maestro para proponerle un plan para ganar dinero en un programa de la radio y completar la cantidad necesaria para llevar al niño al extranjero. Al maestro, inicialmente, le parece una idea ridícula y se niega, indicándole que confiaba que no se lo habría dicho a nadie, a lo que le contesta el Guardia que no, que sólo se lo había comentado al cura (que resulta ser la persona menos discreta de todo el pueblo). Al instante aparece el cura y saluda a los presentes diciendo :

– Santas y buenas 

(imagínense el desenlace, y disfruten de ese amable delirio de escena) 

A quien no la conozca le animo al visionado de esta película y a emocionarse con historias sencillas y llenas de humanidad, y a quien ya la conozca, y la tenga a su disposición, es una excelente opción para disfrutar en casa durante sus 95 minutos de duración. Es una película muy recomendable para verla en Familia, incluso aunque los niños sean muy pequeños. 

Como muy bien dice ese “tirano”, amo de este blog ¡Que buen cine se hacía en tiempos de Franco! 

Por cierto, diez años después, el mismo director se enfango en una pseudoactualizacion de esta película que se tituló “Historias de la televisión”, que mantenía la misma estructura de tres intrahistorias, en este caso, con el hilo conductor de la televisión. Una película absolutamente desaconsejable (más le hubiese válido al director haberse estado quieto). Todas estas revisiones, y secuelas/precuelas deberían estar prohibidas so pena de la hoguera tanto para las obras como para sus artífices. Con los dedos de una mano se pueden indicar las que están a la altura, o mejoran, el nivel del original. 

P.D. Por favor, no imiten a los protagonistas de la pensión que cenan escabeche. 

Para el “blandengue” personal que somos ahora, una dieta así nos llevaría directamente al camposanto (eso sí felices).