Archivo para Quevedo

RAFAEL LÓPEZ: La muerte de España

Posted in RAFAEL LÓPEZ opina with tags , , on diciembre 11, 2020 by César Bakken Tristán

Inicio este artículo con un poderosísimo soneto del gran D. Francisco de Quevedo :

Mire los muros de la patria mía
si un tiempo fuertes, ya desmoronados 
de la carrera de la edad ya cansados 
por quien caduca ya su valentía. 

Salime al campo; vi que el sol bebía 
los arroyos del hielo desatados
y del monte quejosos los ganados 
que con sombras hurto su luz el día. 

Entre en mi casa ; vi que amancillada 
de anciana habitación eran despojos 
mi báculo, más corvo y menos fuerte. 

Vencida de la edad sentí mi espada 
y no hallé cosa en que poner los ojos 
que no fuese recuerdo de la muerte. 

El segundo terceto es sencillamente sublime, plasma con una aspereza y una desesperanza realmente desgarradoras la sensación de un país moribundo. Han pasado cuatro siglos desde que Quevedo escribió estos versos y, si viviera ahora, podría volverlos a escribir porque, por desgracia, tienen plena actualidad y vigencia.

La percepción de Quevedo fue fruto de un momento en el que España mostraba algunos signos de agotamiento en su reciente grandeza. En la actualidad, ya no existe nada de la grandeza de aquella época, y lo único, a nivel político, destacable de los últimos dos siglos y medio se remonta al régimen del General Franco, y ello con serias reservas. 

España es hoy un Estado fallido que lleva, casi medio siglo, languideciendo por culpa de los políticos, prácticamente todos ellos, corruptos, manirrotos, cobardes, criminales y traidores, y de una sociedad hundida en la más profunda degeneración moral. No, no existe grandeza alguna en el zaherido solar patrio, pero la descripción de Quevedo sería incluso más agria si viese que campan a sus anchas la mendacidad y la hipocresía, quienes tienen en esta desquiciada y criminal dictadura socialcomunista a su más ignominioso “paladín”.

Hasta ahora me venía refiriendo a este sanguinario y criminal malgobierno como socialpodemita, pero dado que a esa boñiga ególatra que se autoproclama “Presidente de España” le parece inadecuado, para su “exquisita sensibilidad”, el término socialcomunista, usaré esta última denominación, a partir de ahora “ad aeternum’.

Sin demérito del resto de grandes pintores españoles (que es lo mismo que decir mundiales) opino que ha sido D. Francisco de Goya quien mejor ha captado, no la imagen de España y los españoles sino su carácter, su esencia interior. Él vivió una época terrible (la invasión francesa) con la naturaleza humana llevada a sus límites de crueldad, heroicidad y ferocidad. También analizó, en muchas de sus obras, de una forma áspera y sin contemplaciones, la verdad de la sociedad en que vivió. 

Hace dos siglos que Goya pintó sus demoledores cuadros, escenas crueles y reales que, al paso que vamos, no creo que tardemos mucho en que se vuelvan a reproducir en España, porque el hambre ya asoma su fúnebre semblante por todos los rincones; y la ruina, la desesperación y los brutales agravios y felonías de los malvados son los heraldos de grandes males, porque en España la catarsis (purificación) de la sociedad la hemos realizado siempre, como en el cuadro de Goya,… a garrotazos.

España hiede a muerto que ofende, aunque no sintamos el olor porque, en mayor o menor medida, nos ha impregnado a todos. Este nauseabundo “aroma” atrae a los buitres que esperan aprovecharse de los exiguos despojos del titán que asustó al miedo, cristianizo el mundo y fijó los límites del orbe.

Versoma: “A UN HOMBRE DE VIDA VAGA”

Posted in versolipsis with tags , , on marzo 20, 2017 by César Bakken Tristán

A UN HOMBRE DE VIDA VAGA

 

Érase un hombre a una cama pegado

tan vago que soñaba que dormía

érase una vaguería impía

a una embarazada previa casado

 

érase un sonámbulo acostado

en un sofá cama siempre se tendía

era cual pelusa ahí sin querer caída

érase un sueño muy acomodado

 

érase una parada sin autobús

unos dientes por siempre sin lavar

una guerra sin nada, ni obús

 

unos cordones de zapato sin atar

érase una cruz católica sin Jesús

un soneto, como este, mal redactá…

 

 

© césar bakken tristán. 2017.