Archivo para transhumanismo

LUYS COLETO: Vacunas, una criminal historia de control, rapacería y destrucción (PRIMERA PARTE)

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , on junio 10, 2021 by César Bakken Tristán

Denomínese FARMAFIA, cabal exactitud: término proveniente de la mixtura de FARMA + MAFIA y que se refiere a una asociación con características de mafia o cartel —al más puro estilo de los llamados carteles de la droga—, que comprende, entre otros, el monopolio de grandes distribuidores, la industria global productora de fármacos y la organización mafiosa de la salud (OMS). Medicina “organizada” o complejo industrial médico/farmacéutico que deviene un fiero, extensísimo y variopinto mosaico de grupos de especial interés que ejerce una desproporcionada influencia para maximizar ganancias y perpetuar el statu quo en todos los totalitarios campos de la medicina. Y más allá de ella. Y siempre sin eludir el hecho de que, como todo, por supuesto, “Inteligencia” militar pululando en derredor.

Vacunas: dominio y destrozo de nuestros cuerpos (y almas)

Nada que ver salud con sanidad, pues. Hoy, absoluta antinomia. Insalvable contradicción. S.S. Sistema Sanitario, cabeza del monstruo. Intereses plurales, nada decentes, desde luego. Económicos y políticos, preferentemente. Poder. Patologizar a la sociedad, enfermarla. Y, más tarde, crear el “remedio”. Iatrogenia, el remedio peor que la misma enfermedad generada por ellos. O, directamente, inventada. Creas enfermos crónicos- reales o imaginarios- y te forras a su costa. Maximizar beneficios y, sobre todo, poder. Desposeídos y despojados de nuestra sacrosanta salud. Y de nuestras vidas. FARMAFIA, en ese sentido, procura una vuelta de tuerca. Vidas despojadas. Y cuerpos definitivamente expropiados.

Ante la Mega Máquina Trituradora, nos hallamos perdidos. Con su mema visión reduccionista y fragmentaria de la medicina, observa, trocea y coloniza nuestros cuerpos. Tratados como partes de una máquina estropeada o con fallos que debe ser arreglada o mejorada, incluso se debe “corregir” la muerte, su inexorabilidad, a la que una parte de la Medicina ve como una enfermedad (por lo tanto un negocio más).

El transhumanismo, siempre de fondo

Matar a la muerte es parte de la fatua ideología transhumanista, aquella que anhela “biomejorarnos” y “aumentarnos”, aquella para la que todo lo vivo dato que debe ser artificializado. Esta visión mecanicista  y patológicamente narcisista de nuestros cuerpos (ya sin alma) corresponde a la lógica híper-capitalista que sólo pretende que sigamos trabajando y consumiendo para que la Gran Trituradora no se detenga. Desde luego, no aguardemos a que se vaya a la raíz del problema o de la enfermedad que es causada por la catástrofe ecológica y social del sistema tecno industrial del que forma parte inescindible el totalitario (a fuer de corruptísimo) Sistema Sanitario. La tecnociencia, configuradora del mundo, nos modela, previo vaciado. Y de paso, estructura férrea e inapelablemente la sórdida Sanidad.

Es harto sencillo de comprender, muchísimo antes del coronatimo plandémico. Es este sistema es el que nos quiere, condicionados por el miedo y las apelaciones seguridad, vacunarnos contra el inexistente virus. Tan obvio, sobre nuestros cuerpos solo debemos decidir nosotros. Ninguna pandemia – y mucho menos, la actual falsa pandemia- puede hacer que nos traguemos su bazofia química y de control social bajo la forma de vacunas o medicamentos.

La vacunación es guerra, capitalismo depredador, atroz colonialismo…

La historia de la vacunas, desde el inicio, vinculada a la historia del capitalismo industrial, imperiosa necesidad del sistema para poder seguir funcionando. Es la eterna cantinela del capitalismo. Nos substrae de una capacidad para después vendernos la solución. Necesidad de arreglar piezas (personas) para que sigan funcionando (trabajando y consumiendo) y obteniendo suculentos beneficios. El capitalismo industrial necesita expandirse, derribar fronteras, para colonizar y saquear nuevos mercados, derrocar cualquier forma de vida que no se adapte a su lógica. Explotar lejanos “recursos naturales”, mientras explota al mismo tiempo a la población de lejanos territorios.

La historia de las vacunas, pues, es también la historia de la expansión de la economía, de la guerra, del capitalismo más depredador, de la colonización de tierras no industrializadas. Rockefeller, el patriarca partidario de la impía eugenesia, a principios del siglo pasado XX, da comienzo a una serie de programas “médicos”, inspirados, cómo no, en las vacunas, para acabar con las enfermedades tropicales que contraían sus trabajadores, los funcionarios y los miembros del ejército que habían invadido determinado país.

Repito, invadido. La función de las vacunas jamás fue “mejorar” la salud sino la mejor manera de controlar a los habitantes originales del territorio colonizado, reducir la resistencia de éstos mediante vacunas y otros tóxicos medicamentos. La fundación Rockefeller descubrió que la medicina era una fuerza casi irresistible en la ocupación de los países no industrializados. Y, pasado, la mitad de la centuria, amplió el destrozo a las naciones industrializadas.

En fin.

LUYS COLETO: Tras “vacunarte” que dejarás de ser humano.

Posted in © LUYS COLETO Non Serviam with tags , on junio 9, 2021 by César Bakken Tristán

Toda persona cuyo genoma haya sido modificado irreversiblemente por la transferencia genética que ejecuta la mal llamada “vacuna Covid” pasa legalmente a ser un “transhumano”, un híbrido patentado por la FARMAFIA. Desde ese instante se transforma en “propiedad”.

Renunciaste a ser humano

En ese sentido, la globalista y genocida élite pedófila y satánica que está guiando este siniestro teatro plandémico ovilla fino, muy fino. Establece las bases para que ningún “vacunado” pueda acogerse a la Ley Natural (incluso a la Ley Positiva) en lo sucesivo, dado que, como Organismo Genéticamente Modificado, pasa a ser una “cosa” y no un sujeto de derecho, con el matiz decisivo de que, al no ser la vacuna legalmente obligatoria, la renuncia a la condición de ser humano se realiza voluntariamente, sin menoscabo de libre albedrío alguno.

La daliniana tentación de San Antonio desierto de lo real

De humanos a transhumanos. Más allá, posthumanos. Las consecuencias de este hecho son excepcionalmente atroces: el sujeto cuyo sucuencia de nucleótidos ha sido descompuesta artificialmente tras el pinchazo covid pierde la condición de “humano natural”, lo que significa que los Derechos Humanos intrínsecos e inalienables que le asistían en tal condición precedente ya no le serían aplicables. Se convierte en cosa.

Apretada síntesis: a la persona que haya recibido la “vacuna covid” no se le reconocen ya derechos humanos. Pasa a ser algo parecido a los “replicantes” de Blade Runner, mero instrumento de corporaciones que pueden disponer de su organismo cual un banco de pruebas para posteriores intromisiones tecnológicas, ante las que ya no cabe oposición ni protesta (las “cosas” no tienen ni el derecho ni la opción de protestar). Sus funciones fisiológicas, su neuro-motricidad, su hasta ayer innegociable subjetividad…deviene vulgar “sistema operativo” sin más, sempiternamente modificable según el criterio de sus nuevos propietarios, habiendo desarrollado sobradamente en el ínterin la letal tecnología CRISPR-9 de reprogramación (y edición) genética.

patente

patente de criptomonedas, Gates.

Proyecto “Frankenstein”, pues, hackeando irreversiblemente el organismo, el burdo pretexto del biomejoramiento (y la curación de ciertas enfermedades) siempre en lontananza. Pero frente a tanta “filantropía” lo que la investigación reciente permite maliciar es que esta diabólica tecnología abre la puerta al definitivo control totalitario del ser humano. Pensemos en la patente WO2020060606 ( World Order– Fecha del truño- Número de la Bestia), en principio un sistema de criptomonedas que utiliza datos de la actividad corporal, escudriña la actividad física o las reacciones de un humano a ciertas tareas utilizando para ello una enorme variedad de sensores. Mientras, se generan, como respuesta, las ansiadas criptomonedas. Bill Gates, detrás de la vaina, obvio. Y esto tan solo es el inicio del horror.

El principio del fin (de la especie humana)

Vamos camino de convertirnos en vulgar (y prescindible) combustible para el Sistema. La perturbadora distopía de las hermanas Wachowski, Matrix, cada vez más próxima. Abriendo sus puertas de par en par con solo aceptar la “vacuna”…

…Bienvenidos al desierto de lo real, Morfeo dixit. En fin.

ARTÍCULO: Despidos en el VVBA, que se jodan los esbirros de la usura.

Posted in ARTÍCULO-INSULTO with tags , on abril 13, 2021 by César Bakken Tristán

El VVBA (si creéis que voy a escribirlo bien, vais listos o sois muy tontos) es la primera ficha importante de dominó de la caída brutal que tendrá el empleo en el sector usurero. El transhumanismo va a acabar con infinidad de empleos, digamos “manufacturados”. En este caso, qué se jodan y se rejodan los empleados de estos usureros que asolaron, asolan y asolarán el orbe y al ser humano. La pena es que les quede paro y les tengamos que pagar a estos expoliadores tras décadas de jodernos la vida con la usura.

Fijaos como les justifican los despidos, sus satánicos jefes:

La entidad ha asegurado en una carta dirigida a los empleados que su objetivo es explorar conjuntamente fórmulas que permitan minimizar el impacto en la plantilla.

En la misiva, la entidad que preside Carlos Torres argumenta que esta decisión se enmarca en un contexto de “profunda transformación” para el sector, marcada por una enorme presión competitiva, bajos tipos de interés, la adopción acelerada de los canales digitales por parte de los clientes y la entrada de nuevos actores digitales” (SIC).

Nos vamos a reír con la brutal crisis económica que ha provocado el transhumanismo. Seguid embozalados, covidiotas, y no tiréis los bozales que os lo tendréis que comer, y sin patatas.