Archivo para WASP

MÚSICA sin mariconadas: W.A.S.P. “Harder, faster”

Posted in Música SIN mariconadas with tags , , on diciembre 30, 2020 by César Bakken Tristán

Queridos niños, tapaos los ojos. Esta es una historia de sexo, drogas y rocanrol. Voy a hablaros del grupo yanqui: W.A.S.P. Casi nada al aparato, colgad.

El tema que os enlazo es una brutalidad metalera, sólo tocada en directo, no pertenece a ningún álbum de estudio. En el discurso inicial, el líder de estos cabronazos encuerados y en cueros a partes iguales, Blackie Lawless, hace un discurso en el que dice que unos puritanos yanquis (más falsos que Judas Iscariote, pues estaban comandados por Al Gore, el que luego se hizo “rojo y libertario” ese pedazo de satánico) la PMRC, les acusan de ser unos salidos, que lo son ¿y qué?, y que sus siglas significan: We Are Sexual Pervets (somos pervertidos sexuales), cuando en realidad hacen referencia al acrónimo Wasp (White Anglo- Saxon and protestant: blancos anglo-sajones y protestantes, los padres fundadores de yanquilandia –el primer presidente no wasp fue Kennedy – y líderes del movimiento supremacista blanco y, en cierto modo, racista). Eso sí… el tito Blackie no ha desvelado todavía que significan sus siglas y, tocando los cojones a 2 manos a quien le pregunta por ello responde: «We Ain’t Sure, Pal» (no estamos seguros, amigo).

Mi historia de amor con los wasp data de antes de tener pelos en los huevos, o linda con ese momento. Creo que soy la única persona en el mundo que lució la foto que encabeza el artículo, en una camiseta. Me imprimí la portada de ese disco en una camiseta. Antes las cosas molonas no se compraban, las hacía uno mismo, me cagonSanSatán que se ha perdido toda la imaginación y el talento creativo e innovador.

A estos bestias les vi un día en directo, en la Sala Canciller de San Blas (Madrid). En 1997 con 22 años recién cumplidos y con unos cojones más gordos que los satélites de Júpiter, pues fui con las fosas nasales taponadas por enormes bolas de algodón que me tenía que cambiar cada pocas horas, porque se empapaban de sangre. Poco antes me habían hecho una nefasta septoplastia cerrada, que me jodió la porra de por vida, más de lo que provocó la operación: una rotura de tabique nasal por un cabezazo fortuito en el recreo del colegio, años ha. Ojalá hubiera sido en una gloriosa pelea, pero qué va, fue fortuito y de nene. Eso sí, hoy en día le pasa eso a un nene en el cole, y cierran el cole y encarcelan a todos los profesores y empleados administrativos. Ahí yo sangrando como un cerdo en la matanza y, tranquilamente, yendo al baño con una asustada profesora a llenarlo todo de sangre, hasta que se cortó la hemorragia, que por suerte fue antes de desangrarme. Ahora, con estos maricones que tenemos por nenes… la que se hubiera liado. Llegué a mi casa con toda la ropa ensangrentada, por supuesto. Antes éramos hombres y mujeres con cojones.

A este concierto fui con 2 buenos amigos y la novia de uno, en una furgo J-5. Yo en la parte de la carga, bailando “el Twist de la carretera sin ir sentado”.  El vídeo se oye mal, porque está grabado con sonido ambiente y se ve mal porque es de video aficionado. ¡Pero mola un huevo para los que estuvimos ahí! Recuerdo exactamente todo. Pero lo que no se ve en el vídeo es lo mejor: tras el paripé del sacrificio del cerdo (es el final del vídeo) hicieron un descanso, pero el líder “se quedó sin voz” eso dijeron en el escenario, un notas de la sala. Y acabó el concierto… claro, el público de ese concierto no es como el que hace cola para llevar a sus hijos a ver a Papa Noel en un centro comercial… y se lió parda. Pasaron de vitorear al grupo y al líder a llamarles “hijos de puta” y a tomar el escenario. Faltaría más. Pero yo y mis amigos nos largamos, tampoco era plan de poner en más peligro todavía mi recién operada porra.

EL TEMAZO:

EL CONCIERTAZO: